Ni el desierto con sus flores
ni el espejo en un salar
ni la calidez del mar
ni un cerro con sus colores
podrán sanar los dolores
en que mi alma esta sumida
ni hará volver a la vida
esta podrida raíz
ni coloreará este gris
que me dejó tu partida