He podido ver zarpar
desde tu ojo cristalino
a tu alma en un submarino
sumergiéndose en el mar
en donde te van a dar
una amniótica cobija
para que nada te aflija
y para que no te duela
el dejar de ser abuela
para ser de otro una hija