Por la tierra he de brindar,
donde brotó la semilla
de pasto que una vaquilla
hubiera de devorar
para poder alcanzar
su mas tierna edad madura
y ordeñada sin premura
su leche te fué a ofrecer,
leche que te hizo crecer
bella como una escultura.