Nuestro derecho a existir

Publicidad

protección en la niñez
estudio techo y comida
trabajo descanso y vida
salud digna en la vejez

Nuestro derecho a existir
debe estar garantizado
cuando sea deseado
sin obligar a parir
para una infancia vivir
sin sufrir de la escasez
ni del odio por la tez
ni el lugar de nacimiento
debe haber como un cimiento
protección en la niñez

Una laica educación
diversa en lo cultural
para una inclusión social
sin estigmatización
que nadie sufra exclusión
por su orientación fluida
que todos tengan cabida
en lo humanista o en la ciencia
que no les falte experiencia
estudio techo y comida

Que a la nana al profesor
al que trabaja en la calle
a todo el que un sueño talle
respeten como a un doctor
que valoren su labor
siempre en su justa medida
que nadie de por perdida
la vida que se ha ganado
que hayan todos disfrutado
trabajo descanso y vida

Que ninguna acción obscena
manche lo que uno recibe
que el papel en que uno escribe
no cause en Wallmapu pena
que no sea una condena
la falta de liquidez
que cada anciano que ves
jubile como convenga
y junto a su pensión tenga
salud digna en la vejez

Al fin un país consciente
libre y plurinacional
donde convivan sin mal
flora fauna fungi y gente
que ya nada nos violente
que abran todos los cerrojos
den paz a quién dio sus ojos
o fue desaparecido
al pueblo que fue extinguido
o sufre por sus abrojos

Tus pies no tocan el suelo

Publicidad

Introducción:
Es como el vuelo de un ave
sin un rumbo demarcado
que nos tiene preparado
la vida nunca se sabe
cada uno sabe la clave
para ponerse a volar
te suplico que me avises
si me vienes a buscar
no es por que te tenga miedo
solo me quiero arreglar

I
Tus pies no tocan el suelo
un piano perdió su nota
el vino supo a derrota
fermentando desconsuelo
un pequeño emprendió el vuelo
dejándonos cicatrices
espero que lo divises
caminando en el edén
si a tu lado llegó bien
te suplico que me avises

II
Quiero desandar mis pasos
para volver con ustedes
y habitar en las paredes
del hogar que eran sus brazos
desenredar los ocasos
sumergidos en el mar
reflotar el viejo hogar
y encontrarte tras la puerta
que siempre hallarás abierta
si me vienes a buscar

III
Cuando llegue mi momento
quiero mucha algarabía
canto música alegría
poesía y sentimiento
quiero perder el aliento
improvisando en el ruedo
muerte hasta quedar en pedo
contigo voy a beber
solo para mas placer
no es por que te tenga miedo

IV
Es por que los llevo adentro
que mi corazón palpita
y aún no se precipita
al ansiado reencuentro
siempre los pongo en el centro
de un improvisado altar
desde donde ha de zarpar
el barco que construiré
si me demoro es por que
solo me quiero arreglar

Despedida:
Me tengo que despedir
tengo listo el equipaje
para continuar el viaje
que me queda por vivir
cuando me toque partir
recordaré lo vivido
que la pena habrá valido
cada victoria y caída
el sentido de la vida
pues la vida es el sentido

**************************************

Cuarteta:
Te suplico que me avises
si me vienes a buscar
no es por que te tenga miedo
solo me quiero arreglar

Extraída desde:
Canción para mi Muerte, Sui Generis.
Compositores: Carlos Alberto García

Sui Generis – Cancion para Mi Muerte (Vivo – 1972)

Hubo un tiempo que fue hermoso
y fui libre de verdad
Guardaba todos mis sueños
En castillos de cristal
Poco a poco fui creciendo
y mis fábulas de amor
Se fueron desvaneciendo
Como pompas de jabón
Te encontrare una mañana
Dentro de mi habitación
y prepararas la cama
Para dos…
Es larga la carretera
Cuando uno mira atrás
Vas cruzando las fronteras
Sin darte cuanta quizás
Tomate del pasamanos
Porque antes de llegar
Se aferraron mil ancianos
Pero se fueron igual
Te encontrare una mañana
Dentro de mi habitación
y prepararas la cama
Para dos…
Quisiera saber tu nombre
Tu lugar tu dirección
y si te han puesto teléfono
También tu numeración
Te suplico que me avises
Si me vienes a buscar
No es porque te tenga miedo
Solo me quiero arreglar

Te encontrare una mañana
Dentro de mi habitación
y prepararas la cama
Para dos… (x2)

Sumergí en inspiración

Destacado

Publicidad

Soy Felipe me presento
en el arte soy Kalvicio
y quiero hacer de este oficio
de mi vida su cimiento
quiero escribir en el viento
con la tinta de mis venas
ofrecer a manos llenas
lo que hay en mi corazón
extiendo esta invitación
conviértete en mi mecenas

Sumergí en inspiración
todas las notas del piano
moldeándolas con la mano
parí mi primer canción
que convertí en eslabón
para forjar las cadenas
con que pude atar las penas
a distintas emociones
y así poder mis canciones
ofrecer a manos llenas

Descubrí a Violeta Parra
junto al canto campesino
descubrí el mundo genuino
que anida en una guitarra
como su voz se desgarra
cantándole a la nación
floreció en mi guitarrón
para no quedarse muda
y hoy con décimas desnuda
lo que hay en mi corazón

La variedad musical
de América es con certeza
de una exquisita riqueza
y gran valor cultural
se merecen un sitial
mas que el trap y el reggaeton
por que hay en la tradición
una honda sabiduría
a apreciarla día a día
extiendo esta invitación

Si el tiempo fuera dinero
hoy sería millonario
del dinero necesario
para serlo tengo cero
pero tenerlo no quiero
en cantidades obscenas
para que las cosas buenas
puedan ser aún mejor
quiero pedirte un favor
conviértete en mi mecenas

Me tengo que despedir
los dejo de molestar
para que puedan pensar
si se quieren suscribir
su apoyo voy a pedir
para aumentar mi saber
si me ayudan a crecer
tendrán mis gracias inmensas
y un montón de recompensas
que pronto voy a ofrecer

Patreon:

¿Dónde me pueden encontrar?

Martes de Payadores en El Chancho Seis
El Chancho Seis, Huérfanos 3025 esquina Maipú. Metro Quinta Normal, Barrio Yungay, Santiago, Chile. Desde las 21hrs aprox.
Mapa

Tres escenas y un final

Publicidad

Voy a dar la introducción
a este prestado relato
que con las décimas trato
de darle una dirección
que escribió de corazón
un testigo presencial
llegó antes al terminal
y no le importó a la gente
se grabaron en mi mente
tres escenas y un final

I
Rumbo a estación Cal y Canto
nació la primera escena
cuando el metro brusco frena
por un motivo maganto
el chofer con su quebranto
da una disculpa cordial
alguien que es lo princiṕal
a las vías se lanzó
y como él lo decidió
llegó antes al terminal

II
Me causó gran decepción
ver que caemos tan bajo
llegaré tarde al trabajo
por culpa de ese weón
que enorme desilusión
saber que hay gente indolente
que aunque estando ahí presente
parece que no razona
y es que a muerto una persona
y no le importó a la gente

III
El silencio del vagón
quiebran al ponerse a hablar
deberemos evacuar
a todos de la estación
hoy solo con mi aflicción
la imagen sigue latente
de ese niño o adolecente
que yace bajo del tren
quién con mi hermano también
se grabaron en mi mente

IV
No hay sensación mas horrible
que caminar sobre un muerto
no existe nada mas cierto
y a la vez aborrecible
una sociedad terrible
que sin ética y moral
cree que lo principal
es hacer lo propio luego
quedan marcadas a fuego
tres escenas y un final

Despedida:
Se ordena la despedida
de este verso para aquel
que nos hizo ver que riel
guía el tren de nuestra vida
y aquel que fumando olvida
lo vil de este mundo loco
pone al suicidio en el foco
por que no es la solución
fuma y sana su aflicción
matándose poco a poco

Caminando sobre un muerto

Fidel Bermello
3 de agosto a las 18:30

Tres escenas y un final

Escena número 1:

El vagón se detiene brusco antes de llegar a estación Cal y Canto. Se apagan las luces. Se enciende el altoparlante. Nadie habla, silencio. Una voz temblorosa, entrecortada pide disculpas a los pasajeros por el frenazo. Silencio. Se escucha la respiración profunda del conductor. Tenemos que detener el servicio, una persona se ha arrojado a las vías, dice. Suspira. Estamos sobre esa persona, agrega con voz casi quebrada. Suspira profundo. Cierre del altoparlante.

Escena número 2:

Un hombre de unos cuarenta años, jeans, chaqueta oscura, pelo largo oscuro y gorro echa una maldición. Conchesumadre, dice mirándome, por culpa de ese saco de hueas voy a llegar tarde. Se refería a la persona que se tiró a las vías. Esperaba mi aprobación seguramente. No la tuvo.

Escena número 3:

Otra voz toma el micrófono. Una voz más seca, sin emociones, neutra nos dice que debemos salir del tren por la parte delantera y abandonar de la estación. De camino a la salida del vagón un vendedor ambulante habla del suceso. Escucho la palabra “Niño”. Le pregunto ¿era un niño el que tiró? Me respondió que sí, bueno un adolescente me agrega. Él lo vio. Sigo caminando y por las ventanillas veo personal de metro mirando abajo, por entre las vías. Personal con reflectante mira abajo del tren buscando algo. Ese algo que está abajo. Ese niño o adolescente. O lo que haya quedado de él. Pensé en mi hermano de 11 años. Pensaba en el chico que estaba abajo de mí.

Final:

No hay una sensación más horrible que estar caminando sobre un muerto. Pero no hay nada más real. Caminamos sobre muertos. Una sociedad sin valor por el ser humano está muerta. Muerta. A cada paso que daba para salir del vagón sentía que lo rompía más y más, que lo mataba, y las palabras de ese imbécil diciéndome que llegaría tarde -a su trabajo o a donde sea- por culpa de ese ser humano destrozado bajo el tren me producían nauseas. Quería salir de ahí rápidamente. Salir y fumarme un cigarro. Salir y dejar de pensar en la mierda de sociedad en la que vivo que le importa más llegar a cualquier lado que la vida de una persona. Salir a fumar y volver a olvidarme de la mierda de sociedad en la que arrojarse a las vías del metro es el único escape. Que matarse sea una solución. Que el suicidio sea una alternativa.
Mundo culiao. Ni todos los cigarrillos que me he fumado me sacan esta vivencia de mi cabeza.

*Imagen: mientras caminábamos hacia la salida del vagón.

Caminando sobre un muerto

Viernes 25 de Agosto, 2017