Publicidad

Él quería ser cacique,
jefe de nuestra nación
y aunque tuvo la ocación
cual Titanic se fué a pique
no importa lo que predique
ya no hay nadie que le crea
tan solo basta que vea
a la gente protestando
que con fuerza va gritando
que se forme la asamblea.