Publicidad

Muy humilde les diré,
cuando me ponga un demonio,
mi sagrado patrimonio
ya se donde invertiré,
desde que a la isla llegué,
Islas Vírgenes no es tal,
una máquina sexual
que sigue vigente aún,
sepan que mi cama es un
paraíso “fisical”.