Sewell

Publicidad

Mano de obra analfabeta
que recibe educación,
también una profesión
y hoy por hoy se les respeta,
siempre se alcanza la meta
cuando con tesón se esmera,
durante noches enteras
el futuro se les trama,
creo por eso se llama
ciudad de las escaleras.

 

Van matando las montañas,
de nada sirven los rezos,
han fracturado sus huesos
desde sus mismas entrañas,
muchas personas extrañas
forjaron allí sus cruces,
tu vida no desmenuces
si no le encuentras sentido,
brindo por los que han vivido
en la ciudad de las luces.